ESTÁNDARES DE CALIDAD PARA PRODUCTOS
ELECTRÓNICOS DE CLASE MUNDIAL

Por: Jorge Cardona CEO GRUPO INVERTRÓNICA

Somos conscientes que la mayoría de equipos, instrumentos y hasta elementos que usamos en nuestros ambientes familiares, tienen un componente electrónico en el cual se basa su operación o su promesa de valor. También sabemos que algunos equipos tienen ciclos de vida y calidades mayores o menores dependiendo de diversos factores como precio, ambiente de operación o la aplicación para la cual ha sido diseñado. En cualquiera de estos casos muchos fabricantes de este tipo de equipos, no están familiarizados con los estándares que han sido definidos para la industria electrónica; por lo que desconocen a su vez el impacto sobre el ciclo de vida de sus productos, limitando así su competitividad y posibilidades de acceso a mercados más amplios.

Adoptar estándares de calidad, es un factor determinante para triunfar en los mercados locales y globales. Ayuda a las empresas a sobrevivir en una economía cada vez más agresiva, que requiere la aplicación de normas técnicas por parte de los fabricantes o empresas de servicio, en cualquier parte de la cadena de producción; si quieren lograr un eficiente y eficaz posicionamiento comercial de sus productos.

“Los estándares de calidad, en buena cuenta, contribuye a la libre circulación de bienes y servicios a nivel local e internacional y fomenta la competitividad empresarial”

En la fabricación de productos electrónicos, los circuitos impresos o PCB se dividen en tres categorías: 1, 2 y 3. Las categorías reflejan el nivel de calidad de cada tipo de PCB, desde el más bajo (estándares de Clase 1) hasta el más alto (estándares de Clase 3). Este sistema de clasificación fue desarrollado y monitoreado por IPC bajo el estándar IPC-6011.
Quizás la principal diferencia entre cada clase es el grado de inspección al que deben someterse los ensambles electrónicos que van desde el diseño, la PCB, el proceso de ensamble, el testing y los estándares de calidad a los que están sujetos. Comprender las clases y sus requisitos puede ser útil para los fabricantes de equipos que no están seguros sobre la clase a la que debe pertenecer su producto. Factores como los requisitos del cliente y el costo pueden influir mucho en la decisión de qué clase seguir.

Una visión general de las definiciones de clases de IPC y cuándo debería considerar cada una de ellas como una posibilidad para su producto

Electrónica de clase 1: productos de electrónica general
Electrónica de clase 2: productos electrónicos de servicio dedicado
Electrónica de clase 3: productos electrónicos de alta fiabilidad

CLASE 1 – PRODUCTOS CON ELECTRÓNICA GENERAL

La primera clase de productos electrónicos se conoce como la categoría de “electrónica general”. Consiste en un conjunto de normas con los requisitos de calidad más bajos y se encuentra principalmente en productos con un ciclo de vida corto.

Piense en un juguete de superhéroe que le compraría a su hijo en un supermercado. Se enciende y se hace eco del slogan característico del héroe con solo presionar un botón. El juguete funciona muy bien para tu hijo durante semanas después de dárselo, pero ¿te sorprendería si la luz o uno de los botones deja de funcionar después de uno o dos años? Probablemente no.

Esta es básicamente la clase de “obtén lo que pagas”. Estos productos electrónicos se mantienen con los estándares de calidad más bajos y, por lo tanto, generalmente se encuentran en producciones baratas y de gran volumen.

Algunos fabricantes de productos electrónicos ni siquiera se preocupan por la categoría de clase uno. En COLCIRCUITOS, por ejemplo, fabricamos productos electrónicos en todas las clases, tanto por la naturaleza de los mercados que atendemos como por nuestra dedicación a la calidad del producto. A pesar de esto somos conscientes que en los mercados latinoamericanos el precio es el principal factor de decisión, por encima de la
calidad.

CLASE 2 – PRODUCTOS DE SERVICIO DEDICADO

Los dispositivos electrónicos de clase 2 abarcan toda la electrónica donde se requiere un rendimiento continuo y un ciclo de vida extendido, hasta cierto punto. Se desea un servicio ininterrumpido, pero no es fundamental. Junto con lo que se muestra en la tabla anterior, los ejemplos de IPC Clase 2 incluyen:

Televisores y electrodomésticos
Acondicionadores de aire
Tabletas

En otras palabras, estos son elementos en los que una falla temprana en el ciclo de vida pondrían en riesgo sus ventas, y no pondría su vida en riesgo.

Algo a tener en cuenta: usted debe saber qué clase desea seguir antes de diseñar la PCB, ya que los productos deben estar especialmente diseñados para las especificaciones de Clase 2 y Clase 3. Una placa diseñada para las especificaciones IPC Clase 2 puede cumplir potencialmente muchos de los mismos requisitos de construcción para la Clase 3, pero rara vez todos.

CLASE 3 – PRODUCTOS DE SERVICIO DEDICADO

La tercera clase de placas electrónicas está sujeta a pautas estrictas debido a su importancia en el campo.

Mientras que los componentes electrónicos de Clase 1 suelen ser artículos baratos y fácilmente reemplazables y los componentes electrónicos de Clase 2 son más importantes y requieren un ciclo de vida más largo, los componentes electrónicos de Clase 3 son artículos de misión crítica. Ya sea un marcapasos o un radar militar, un producto que necesita cumplir con los requisitos de IPC Clase 3 debe usar componentes electrónicos dealta confiabilidad para garantizar un servicio ininterrumpido.

Estos componentes electrónicos suelen ser de la más alta calidad, y muchos productos OEM que podrían pasar como Clase 2 optan por el estándar IPC Clase 3 porque los beneficios de los componentes electrónicos de mayor calidad superan el costo de las pruebas e inspecciones adicionales.

Recuerde, las clases de PCB de IPC reflejan el nivel de calidad de cada tipo de circuito impreso, por lo que en algunos casos es vital asegurarse de que su aliado en la producción electrónica esté bien calificado. En nuestra región existe una gran variedad de proveedores con todo tipo de calidades, generalmente la mayoría piensa que el ensamble y la producción electrónica se pueden realizar en un taller o garaje cualquiera y solo manejan productos electrónicos de Clase 1 o ni siquiera alcanzan este estándar, así que asegúrese de preguntar por adelantado. Una empresa que se especializa en la producción electrónica de calidad también puede explicarle este tipo de factores y los costos asociados.

Si en nuestros países de Lationamérica queremos crear productos que compitan en la arena regional y global, debemos asegurarnos que nuestros productos cumplan con estándares de calidad y que el proveedor seleccionado para los servicios de diseño electrónico, producción de las PCB, ensamble y testing, estén al día con estos mismos estándares en especial el cumplimiento de los estándares de IPC asociados a los procesos de producción y manufactura electrónica.
Si está interesado en conocer un poco más sobre los estándares de IPC, siga nuestras redes y publicaciones, estaremos compartiendo información al respecto y para el próximo mes traeremos un especial sobre testing avanzado.